Pasar página, seguir adelante.

Pasar página, seguir adelante.

Hoy quería hablaros de algo feliz, pero no ha sido el caso. Supongo que seguir con mi vida no es tan sencillo. Ignorar lo que la gente piense o sienta a causa de mis actos no es algo fácil. Y ahora que empiezo a escribirlo veo que tampoco es fácil de contar.

He conocido a muchas personas estos últimos días. Unas cuantas han llamado a mi lado curioso pero solo una de ellas me ha dado la confianza necesaria para dar un paso más allá. En el fondo es todo lo que busco y todo lo que creo necesitar. Pero siempre hay gente que queda atrás. Gente a la que acabas cogiendo cariño y de la cual es difícil desprenderte.

Ahora me gustaría tener a alguien en quien apoyarme y llorar un rato. No porque me sienta triste, si no porque tengo tantas emociones dentro de mi que necesito soltarlas con alguien.

Somos seres solitarios y siempre lo seremos.

Por otra parte estoy feliz de comenzar una nueva aventura y de probarme a mi misma que puedo hacer mas de lo que hago. Solo debo deshacerme de malos hábitos y seguir adelante. Pensar en mi, como siempre debí hacer.

Muchos habréis tenido esa sensación de dependencia hacia las personas que os rodean. Sientes que debes hacer las cosas de manera que todos sean felices, que nadie salga herido. Pero creo, y pienso que no me equivoco, que a veces hay que ser egoístas y mirar por el bien de uno mismo. Eso estoy intentando hacer hoy y noto como se rompe en pedazos mi corazón pero a la vez como mis alas crecen bellas y fuertes.

Ojala no tuviera que dejar a gente atrás y pudiera dividirme en mil para poder contentar a todos, pero soy una y creo que he tomado una decisión.

Anuncios

La mejor experiencia en mi corta vida.

Hoy, más bien ayer, dado que es la una de la mañana, tuve la mejor experiencia en mucho tiempo. Sentir de nuevo el amor por el baile, como cada pequeña fibra de tu cuerpo se estira y se contrae haciendo movimientos hermosos y puede que algo difíciles. Lo ame, con toda mi alma y ojala convertirlo en mi próxima gran pasión.

Os estoy hablando del pole dance. Un tipo de baile acrobático; artístico, si tu lo prefieres; complicado; sexy, si así deseas hacerlo, y muy motivador. Me sentí tan bien al ver que eso era lo mio, que todas me decían que si no seguía era una idiota, que tenia talento. Por fin algo físico que se me da bien y que no me hace sentir como una completa inútil al ver que hay gente que lo hace mejor que yo.

Deseaba volver a tener esta sensación desde hace mucho, creo que he encontrado mi lugar. Estoy impaciente por la próxima clase. Si puedo os traeré un vídeo, aunque aun no sea una experta, sé que lo conseguiré con tiempo y dedicación.

Si estáis pensando en hacer un deporte, seas hombre o mujer, piensa en el pole, no te arrepentirás.pexels-photo-270777.jpeg

Nuestro ultimo día aquí

Nuestro ultimo día aquí

Hoy hace ya un año que os felicite 2017. El 7 de diciembre de 2016 empecé esta aventura: conocerme a mi misma, crecer, vivir, respirar. El único enemigo que he encontrado durante este año ha sido la soledad, la incapacidad de vivir más allá de mis seres queridos. Puede parecer una desventaja pero esa sensación que se tiene cuando dejas entrar a alguien tan profundo que llegas a notar como tu corazón se expande y se ilumina… esa sensación increíblemente atrayente…

Este año no ha sido un buen año, como muchos otros. He aprendido mucho y he amado más de lo que nunca he podido amar. Han habido muchos problemas, demasiados, puede. Y seguramente me sienta algo tentada a decir que mi vida está hecha una mierda y que puede que nunca llegue a ser esa chica que siento que soy en el fondo. También puede que recordar constantemente lo que he perdido después de tantos años llorando mi corazón roto no sea lo que hace de mi la mejor persona del mundo o, al menos así lo espero.

¿Propósitos para el próximo año? Seguir creciendo y aprendiendo. Esforzarme o “ponerme las pilas”, tal y como me suele decir mi ángel. Intentar ser aquello con lo que sueño y nunca darme por vencida. Luchar con uñas y dientes. Respirar, cuidarme. Ignorar los malos pensamientos y evitar ser tan impulsiva, puede que eso arruinara este 2017. Al final, todos queremos vivir mejor. No tener preocupaciones más que el bienestar de nuestros amados, esa preocupación siempre estará allí. Me gustaría no pasar sola este 2018 o, como mínimo no sentirme tan sola. La vida puede sorprenderte cuando caminas por caminos inhóspitos y puedes conocer gente maravillosa al igual que malvada. No tengo miedo, es uno de mis muchos problemas, no tener miedo a lo desconocido, enfrentarme a todo lo que se interponga en mi caminos, sea lo que sea, aunque pueda dañarme. Soy complicada, soy impulsiva, soy perfeccionista. Eso lo sé y lo acepto, pero hay cosas que puedo cambiar. Puedo levantarme cada mañana y ser productiva, puedo ser más de lo que soy. Puedo dejar de imaginar y empezar a actuar, puedo ser más paciente y dejar al tiempo hacer su trabajo.

Puedo ser mejor. Espero mucho de mi este 2018 y, seguramente, el próximo 31 de diciembre este increíblemente decepcionada conmigo misma. Soy la única que puede ponerse metas y soy la única que puede conseguirlas, todo esta en mis manos.

Carta a la Reina

Tus ultimas palabras aquella noche fueron: “Esta en tus manos.” Pero no es cierto y las mentiras, por muy esperanzadoras que sean, a la larga duele. Vamos a ser francas: no te importa. Y no pretendo ser impertinente. Solamente digo la verdad, la pura verdad. Incluso digo esas verdades que duele escuchar. Alguien, cercano a ti, me enseño la importancia de ser sincero con uno mismo y con el resto. Y, si somos sinceras esto es lo que me dirías:

“Te odio, pero no te odio por ser quien eres, te odio porque le importas. Te odio porque desde el primer momento le importaste, se preocupó por ti al igual que se preocupa por sus hijas. Te odio porque me robas un tiempo que yo no tendré con el. Te odio porque el desea pasar tiempo contigo y te defiende, sin importar las consecuencias. Te odio porque no importa lo que haga, sigues ahí, no te hechas atrás.”

Y, desde mi corazón te digo, que me parece bien que me odies. Pero no me parece bien que te escondas de mi, que hables de cosas que no te importan y de las que no tienes ni idea. No me parece bien que te quejes de que no cogí tu mano, cuando meses después de dármela me mandaste lejos y no te importé. No me parece bien que ahora digas que te importo cuando sé que no es cierto. No me parece bien que mientas.

Tus ultimas palabras fueron: “Esta en tus manos.” Siento decirte, que no esta en mis manos tener la familia que tengo, ni esta en mis manos poder alejarme de ella, porque si estuviera en mis manos, ya no tendrías porque fingir que te importo, ni tendrías porque hablarme.

Cuatro amigos

Hoy llueve en mi querida Barcelona y hoy hecho de menos tantas cosas. No se que día es y tampoco tengo ganas de saberlo. Solo sé que hoy voy a acabar un precioso libro que me engulló en sus paginas hace apenas unas semanas. Solo sé que quiero hacer bien las cosas por una vez en mi vida y dejar de ser quien soy ahora: una niña que no es capaz de mostrar lo que piensa realmente al mundo.

Hoy han pasado muchas cosas y solo llevamos ocho horas en este día. Aunque desde mi perspectiva llevo dos semanas en este día que parece no tener fin. La ausencia de alguien siempre rompe el corazón y amenaza con hacer saltar las lagrimas cuando lees un libro en el cual el protagonista esta en la misma situación que tu: viendo a tu amor con su supuesta alma gemela.

No solo el amor duele, o el desamor. También duelen las amistades malditas, mis amistades. Es difícil entenderme y poca gente llega ha hacerlo pero no deja de ser culpa mía por no entender las estúpidas normas de esta sociedad. Esas normas que nos dicen que debemos hacer acorde con cada situación.

Tengo la estúpida esperanza de que una de esas veces que suene mi móvil sea alguna de las dos personas que están ocupando mi mente este momento. Podría deciros sus nombres pero a ninguna de las dos creo que les gustaría. Supongo sabes que me refiero a ti. Sé que me lees, sé que he estado en tus pensamientos aunque no fueran buenos. Solo espero no meter más la pata de lo que ya lo he hecho.

Pupi

Escrito desde el movil, perdon por las faltas.

Para aquellos que tengais el pequeño privilegio de conocer mi historia: la verdadera y no esa que se susurra de oido a oido por las calles de Barcelona. Recordareis sutilmente ese lado oscuro al que apenas dedico mas de dos minutos. Durante ese periodo tuve un animal a mi cargo. Un dulce cruze galgo con el pelaje color canela y una delgada cola negra. Este joven animal fue traido a mis brazos a sus tres meses de vida y estuvo conmigo hasta cumplir los dos años.

Este galguito me abrio el corazon, me despojo de todo cansancio existencial. Me obligo a socializar con personas que se han convertido en los unicos amigos, dentro de este mundo, que son capaces de comprender mis desapariciones y mis reapariciones sin venir a cuento.

Mi mascota, parte de mi alma, me fue arrevatada por circunstancias de la vida. Hoy añoro notar su calor a mi lado mientras leo un buen libro. Añoro escuchar sus ronquidos y pelearme por el lado fresco de la cama. Añoro hacerle fotos a escondidas mientras duerme. Añoro bañarme con el en la playa y escuchar su ladrido al llegar a casa.

Hoy, le hecho de menos. ¿Porque hoy? No lo sé, solo una persona puede saberlo y es la unica que nunca se adentrara en mi mente.